lunes, 13 de mayo de 2013

PRIMER ANIVERSARIO DEL 'HOMBRE DE TRAPO'




Cuesta creerlo, pero ya ha pasado un año desde que comenzase a escribir en este blog. 'Tempus fugit'. Hace exactamente doce meses y un día, el 12 de Mayo de 2012 (festividad de Santa Nerea, patrona de los desamparados, los borrachos y las causas imposibles) inauguraba nuestro cuaderno de bitácora con este texto, una declaración de intenciones con la cual establecer las bases de nuestra navegación conjunta. Sin grandes expectativas, sin hacerme demasiadas ilusiones y sin un rumbo fijo marcado en el horizonte.

Ahora, echando la vista atrás después de este primer año de vida, sólo puedo expresar mi gratitud a todos aquellos que decidieron enrolarse en esta maravillosa aventura. Porque la razón de ser de cualquier blog son sus lectores, y porque, lo creáis o no, este barco navega gracias a vosotros. Entre todos hacemos posible que este sitio siga a flote.

En consecuencia, después de 183 entradas (1 cada 2 días de media, no está mal) y de meses de mayor o menor actividad, únicamente me resta soplar la vela del pastel y agradecer las 33.075 visitas que indica ahora mismo el marcador. Gracias de corazón a todos aquellos que se hayan pasado alguna vez por el blog, gracias también por vuestros interesantes comentarios y gracias especialmente a los 13 seguidores que han agregado esta página entre sus favoritas. Lo mejor está por venir. Aún nos quedan muchos mares remotos que navegar.

Porque puede que este blog sea una insignificante barcaza cutre e infecta, pero es NUESTRA BARCAZA CUTRE E INFECTA.

Y que lo siga siendo durante mucho tiempo.

3 comentarios:

Barragan Daniel Horacio dijo...

FELIZ CUMPLE TRAPERO AMIGO!!!

Mo Sweat dijo...

Amén a eso...

Felicidades por este primer año, que debe ser solo el inicio de un apasionante viaje.

Saludos.

Hombre de Trapo dijo...

Muchas gracias, chicos. Lo que voy a decir sonará un poco cursi, pero es absolutamente cierto. Sin vuestros comentarios, sin el feedback necesario, este blog no tendría ningún sentido.

Así que mi agradecimiento más sincero, Barragán, Mo, por estar ahí.