domingo, 24 de marzo de 2013

LAS MEJORES PORTADAS DEL ESPECTRO


Una selección de las mejores portadas de la serie del Espectro en sus diferentes volúmenes, a cargo de algunos de los artistas más talentosos de la industria americana (Adams, Kaluta, García-López, Mignola, Vess, Sienkiewicz, Ross, Bisley, Kayanan, Bolland, Williams, Gianni, Corben, Ha, Totleben, Wrigthson, Harris y Craig Russell).

El Espectro (The Spectre) es uno de los personajes más enigmáticos e interesantes del Universo DC. Enjoy!

NEAL ADAMS

The Spectre Vol 1 # 2 - Febrero 1968

The Spectre Vol 1 # 3 - Abril 1968

The Spectre Vol 1 # 4 - Junio 1968

The Spectre Vol 1 # 5 - Agosto 1968

MIKE KALUTA

The Spectre Vol 2 # 1 - Abril 1987

The Spectre Vol 2 # 2 - Mayo 1987

The Spectre Vol 2 # 3 - Junio 1987

The Spectre Vol 3 # 10 - Septiembre 1993

The Spectre Vol 3 # 44 - Agosto 1996

JOSÉ LUIS GARCÍA-LÓPEZ

The Spectre Vol 2 # 4 - Julio 1987

The Spectre Vol 2 # 5 - Agosto 1987

The Spectre Vol 2 # 6 - Septiembre 1987

The Spectre Vol 3 # 32 - Agosto 1995

MIKE MIGNOLA

The Spectre Vol 2 # 7 - Octubre 1987

The Spectre Vol 2 # 8 - Noviembre 1987

The Spectre Vol 2 # 9 - Diciembre 1987

CHARLES VESS

The Spectre Vol 2 # 13 - Abril 1988

The Spectre Vol 2 # 14 - Mayo 1988

The Spectre Vol 2 # 15 - Junio 1988

The Spectre Vol 3 # 5 - Abril 1993

BILL SIENKIEWICZ

The Spectre Vol 3 # 20 - Julio 1994

ALEX ROSS

The Spectre Vol 3 # 22 - Septiembre 1994

SIMON BISLEY

The Spectre Vol 3 # 27 - Marzo 1995

RAFAEL KAYANAN

The Spectre Vol 3 # 40 - Abril 1996

BRIAN BOLLAND

The Spectre Vol 3 # 42 - Junio 1996

KENT WILLIAMS

The Spectre Vol 3 # 43 - Julio 1996

GARY GIANNI

The Spectre Vol 3 # 52 - Abril 1997

RICHARD CORBEN

The Spectre Vol 3 # 54 - Junio 1997

GENE HA

The Spectre Vol 3 # 55 - Julio 1997

JOHN TOTLEBEN

The Spectre Vol 3 # 56 - Agosto 1997

BERNIE WRIGHTSON

The Spectre Vol 3 # 58 - Octubre 1997

TONY HARRIS

The Spectre Vol 3 # 60 - Diciembre 1997

P. CRAIG RUSSELL

The Spectre Vol 4 # 19 - Septiembre 2002

The Spectre Vol 4 # 20 - Octubre 2002

The Spectre Vol 4 # 21 - Noviembre 2002

The Spectre Vol 4 # 22 - Diciembre 2002

The Spectre Vol 4 # 23 - Enero 2003

The Spectre Vol 4 # 24 - Febrero 2003

The Spectre Vol 4 # 25 - Marzo 2003

The Spectre Vol 4 # 26 - Abril 2003

The Spectre Vol 4 # 27 - Mayo 2003

9 comentarios:

terraman dijo...

que excelente selección!. me encantaron los dibujos de Mignola y Craig Russel que ni los conocia.

Hombre de Trapo dijo...

Las portadas de Mignola para The Spectre son excelentes, efectivamente. Y eso que en 1987 todavía era un artista primerizo, con poco bagaje profesional.

De P. Craig Russell qué decir. Es uno de mis dibujantes favoritos. La elegancia y la sencillez hecha dibujo, sin necesidad de añadir una sola línea de más que estropee sus impecables anatomías o sus composiciones de página.

La verdad es que una de las constantes de la serie de The Spectre en todos sus volúmenes ha sido la de contar con grandes portadas y enormes portadistas. Una pena que, de todos los seleccionados aquí, tan sólo Neal Adams dibujara páginas interiores para algunos de sus números, siendo Tom Mandrake el artista que más páginas del personaje ha dibujado a lo largo de su historia.

Un saludo.

Mo Sweat dijo...

A nivel de interiores casi me quedo con la etapa de Jim Aparo de los 70, un artista nunca suficientemente valorado.

Y sí, era casi como una tradición que las portadas de Spectre fueran una sucesión de obras de arte, muchas de ellas pintadas, a cargo de lo mejor de lo mejor del medio.

Personalmente también destacaría la de Gary Gianni, totalmente Pulp.

Saludos.

Hombre de Trapo dijo...

Saludos, Mo.

Yo personalmente, y a riesgo de parecer monotemático, me quedo con dos portadas de José Luis García-López, las correspondientes a los números 4 y 5 del volumen 2 de la serie del Espectro de 1987.

Me quedo con la del número 4 por la manera en que García-López juega con la PERSPECTIVA en esta portada. Aparentemente, se trata de un plano FRONTAL, con un aterrado gángster de pie contra lo que parece ser un espejo deformante a su espalda en el que se refleja el Espectro y montones de casquillos de bala recién disparados cayendo por el aire. Pero si nos fijamos bien en algunos pequeños detalles, como las manchas de agua en la esquina superior derecha o en la parte inferior de la portada, nos daremos cuenta que los casquillos de bala y el cargador de la Uzi no están cayendo por el aire, sino que se encuentran esparcidos por el suelo, y que en realidad se trata de un plano con perspectiva CENITAL, con el gángster tirado en el piso levantando la mano hacia arriba para evitar el juicio del Espectro que se yergue gigantesco y amenazante sobre él. Por lo tanto, la superficie reflectante a su espalda no es un espejo, sino un estanque, y el punto de vista del espectador es en realidad el punto de vista subjetivo del Espectro. Además, me encanta la simbología masónica con que García-López adorna las esquinas del estanque (la escuadra y el cartabón, el ojo de Dios y el reloj de arena), por lo apropiado que resulta para un personaje místico como el Espectro, y la manera tan orgánica en que el dibujante introduce su firma (JLGL) como parte de la decoración en mampostería del propio estanque.

En la portada del número 5, más allá de la evidente pose hamletiana del Espectro con la calavera en la mano, sentado sobre una pila de cráneos, me gusta la escena de batalla que transcurre a su espalda, en la que se adivina el espíritu y la influencia que un grande como Harold Foster y su Príncipe Valiente dejaron en García-López.

Hombre de Trapo dijo...

En cuanto a lo de Jim Aparo, tienes razón. Aparo se encontraba en pleno apogeo en los años 70, y sus páginas para el Espectro son especialmente buenas, como puede apreciarse en esta selección de historias realizada en el imprescindible blog ‘Diversions of the Groovy Kind’ que seguro conoces (yo lo descubrí gracias a tu blog). XD

http://diversionsofthegroovykind.blogspot.com.es/search/label/the%20spectre

Todas estas historias fueron publicadas en España por Planeta en un imprescindible tomo titulado ‘La Ira del Espectro’(The Wrath of the Spectre). Sin embargo, a mi parecer, Aparo bajaría bastantes enteros a partir de mediados de los 80. Historias como ‘Una Muerte en la Familia’ o ‘La Caída del Murciélago’, a pesar de ser clásicos contemporáneos, no pueden contarse entre las mejores páginas de Aparo.

Tom Mandrake, por otra parte, nunca ha sido una primera figura del dibujo ni un artista ‘hot’. Pero siempre ha sido un dibujante de los míos, por sólido y cumplidor (difícilmente se perdía algún número de la serie de la que se encargase). Es un artista con un buen sentido de la narración, que compone las páginas con gusto y tiene un buen dominio de la iluminación y de las luces y sombras. En su contra se puede argumentar algún que otro exceso anatómico y cierta tendencia a ensuciar sus dibujos con rayas de más. Pero nada importante que afecte la esencia de un buen dibujo. Son este tipo de dibujantes de perfil bajo, humildes y trabajadores los que mantienen una industria como la del cómic en los EE.UU. (otro que me viene a la cabeza sería, por ejemplo, Pat Olliffe).

Lo que sí creo que es indiscutible es que la etapa de Ostrander y Mandrake en el tercer volumen del Espectro es la etapa definitiva del personaje, por extensión y calidad. Más allá de los cómics de los años 60 y 70, el personaje cobra auténtica carta de naturaleza gracias al trabajo de este par de autores. El tercer volumen del Espectro fue publicado por Planeta en 3 tomos de Universo DC (unos 20 números por tomo), una forma económica y asequible de hacerse con largas etapas de series que hasta el momento permanecían inéditas. Y es que la política de publicación de clásicos de Planeta era bastante más acertada que la actual de ECC, como puede comprobarse.

A partir de este trabajo, tanto Ostrander como Mandrake formarían una especia de ‘pareja de hecho creativa’, y con posterioridad colaboraron también en otra larga e imprescindible etapa en ‘Detective Marciano’ (también publicada por Planeta en Universo DC) o en los números finales de la maxiserie ‘The Kents’ (esta sí que permanece inédita en España).

Hombre de Trapo dijo...

Cambiando de tercio, otro gran dibujante que se encargó de una breve etapa del Espectro fue Gene Colan, de los números 1 al 6 del segundo volumen, con guiones del gran Doug Moench. A pesar de tratarse de un trabajo menor y poco conocido dentro de la enorme trayectoria de Colan, sería interesante recopilarlo en un tomito (tiene la extensión perfecta para un tomo ¿verdad, gente de ECC?). Además, Moench siempre ha sido un guionista interesantísimo, uno de mis favoritos, siendo una enorme injusticia que no tenga más reconocimiento y consideración de la que tiene actualmente.

http://www.allstarcomicart.com/auctionimages/uploads/600_2.gif

Hombre de Trapo dijo...

Y la portada de Gary Gianni es muy buena. Gianni es un ilustrador estupendo al que se le da muy bien los personajes pulp. Sus ilustraciones para las novelas de Conan de Robert E. Howard publicadas por Timun Mas son ciertamente espectaculares, por ejemplo.

Mo Sweat dijo...

Yo tengo esos 6 números de Colan del vol. 2 de The Spectre... Los conseguí hace unos pocos años en mi afán por ir recopilando obras de uno de mis favoritos por excelencia... También te recomiendo el famoso último trabajo de The Dean, aquel número del Capi (el 601 americano) que a la postre fue su último trabajo antes de su fallecimiento... Pero no tal y como se publicó aquí por parte de Panini, no, sino la versión que salió en los USA en blanco y negro y reproducido directamente de los lápices de Colan... ¡Vaya nivel a su edad y poco antes de su muerte!

No cabe duda que el Aparo de mediados de los 80 para adelante ya no fue el mismo... Y se nota porque también comenzó a ceder las tintas a otros, cuando él, si te fijas, siempre entintaba sus propios lápices, en The Spectre, en Phantom Stranger, en The Brave & The Bold... Dicen que le gustaba encargarse hasta de la rotulación de sus cómics... Y a partir de Batman & the Outsiders todo cambió... Creo que DC también se lo pidió.

Jim Aparo fue un grandísimo dibujante, tal vez un peldaño por debajo de Buscema, Adams o García-López, pero seguro mucho mejor de lo que en ocasiones se le reconoce.

Saludos.

Hombre de Trapo dijo...

Tienes razón. La verdad es que resulta muy difícil en una industria como la norteamericana obtener en primer lugar el tipo de control férreo que Jim Aparo tenía sobre su propia obra, y mucho más difícil aún resultaba prolongar esta situación de control autoral en el tiempo. El sueño de muchos autores es guionizar, entintar, colorear y hasta rotular sus propias obras, pero tanto Marvel como DC son auténticas máquinas de producir páginas. El concepto editorial norteamericano de autoría es totalmente diferente al europeo, y salvo proyectos especiales o miniseries, muy pocos artistas han gozado de ese raro privilegio en series mensuales (por ejemplo, Barry Windsor-Smith se encargó del guión, lápiz, tinta, color y hasta portadas de Arma-X en Marvel Comics Presents, pero la suya era una situación excepcional).

Así que no me extraña nada que finalmente fuera la propia DC quien forzara la mano de Aparo para que cediera el entintado de sus lápices, y que este hecho coincidiese además con su declive artístico. A veces pienso que las dos grandes funcionarían mejor buscando más calidad y menos cantidad en su producción mensual, pero está visto que el dinero es el dinero.

Por otro lado, no sabía que Marvel hubiese sacado una edición especial de Captain America # 601 en blanco y negro reproduciendo los lápices originales de Colan. Pero te diré algo. Siempre que contemplo los lápices directos de este dibujante (como en Ragamuffins o en The Spider con McGregor, por ejemplo) tengo la misma sensación. Me entran sudores fríos. No sólo por la calidad de los mismos, sino por lo difíciles que resultan de entintar, por complejos (y lo digo por experiencia, ya que alguna que otra vez he entintado como pasatiempo reproducciones de ilustraciones de Colan).

http://www.hombredetrapo79.blogspot.com.es/2012/05/entintando-los-maestros.html

Me da la impresión que Colan dibujaba para sí mismo, sin pensar demasiado en el trabajo posterior del entintador, porque en la mayoría de ocasiones sus lápices estaban repletos de degradados y sombreados tan sutiles que eran prácticamente imposibles de reproducir en blanco y negro contrastado. Colan texturizaba sus dibujos, de manera que casi los coloreaba en diferentes tonalidades de gris. La mayoría de autores delegan la responsabilidad de texturizar y dar volumen a sus dibujos en el colorista de turno, pero Colan no. Colan dibujaba sus páginas prácticamente acabadas, listas para publicar. Por eso tuvo tantos problemas para encontrar entintadores que supieran sacarle partido a sus lápices, porque ante la dificultad de traducir sus dibujos a tinta el entintador tenía dos opciones: o bien hacer un trabajo de síntesis (con lo que inevitablemente se perdían miles de matices) o bien intentar reproducir a través de diferentes entramados manuales las distintas capas de grises. La mayoría de entintadores optaban por la primera opción, ante la dificultad o la falta de tiempo para optar por la segunda.

Así que bien por Marvel por haber editado esta edición especial de Captain America en homenaje a Colan. Curiosamente, la situación contrasta bastante con la última obra editada en vida de John Buscema, otro de los gigantes de la editorial. Después de toda una vida dibujando para Marvel, no deja de ser irónico que su último trabajo publicado fuese Blood of my Ancestors, un elseworld de Superman para DC en el que Big John terminaba una obra inconclusa de Gil Kane (en la que por cierto, y como era costumbre, estaba magnífico para su edad).

Y por cierto, yo también tengo esos 6 números de The Spectre... pero descargados de Internet (ejem, ejem). :)