martes, 12 de marzo de 2013

ARZACH, BY JOHN BUSCEMA




Ilustración de Arzach (el famoso personaje creado por Moebius para una serie de historietas mudas aparecidas en la revista francesa Métal Hurlant) realizada por el más grande, John Buscema (lápiz, tinta y color).

O cuando un maestro se decide a homenajear a otro maestro.

4 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Grande, como siempre... ¿Existe algún personaje del cual Big John no realizara como mínimo una muy buena versión?

Saludos.

terraman dijo...

meencanto el dibujo!!! buscema es un grande y, salvo los que amamos los comics, bastante poco conocido.

Hombre de Trapo dijo...

Saludos, Mo.

Efectivamente, John Buscema es uno de esos dibujantes poseedores del extraño don de que las versiones de los personajes que dibuja parezcan las arquetípicas e ideales. La imagen ofrecida de cualquier personaje, en manos de Big John, pasa a ser la definitiva, casi la única posible. ¿Qué te voy a decir yo que tú no sepas?

También me sucede lo mismo con John Byrne o José Luis García-López. Y repito: muy pocos dibujantes tienen la capacidad de sintetizar las características esenciales de un personaje hasta convertirlo en un icono.

Por ejemplo, tomemos el caso de Estela Plateada, uno de los personajes con mejor diseño gráfico de la historia del cómic de superhéroes. El Silver Surfer de Kirby era un personaje de aspecto frío, distante, casi robótico, definitivamente alienígena y totalmente revolucionario para su época (mediados de los 60).

Buscema, sin variar una sola línea del diseño original de Kirby, se apoderó totalmente del personaje en la serie que dibujó con guiones de Stan Lee. Lo cambió, lo hizo suyo. Para empezar, lo estilizó, dibujándolo de manera más refinada y elegante. Pero sobre todo lo humanizó. Silver Surfer ya no era el ex-heraldo de Galactus aparentemente frío y analítico, sino que se convirtió en un ser doliente y atormentado, capaz de expresar a través de sus gestos (pero sobre todo de su LENGUAJE CORPORAL) infinidad de sentimientos y sensaciones. De hecho, las páginas del Estela Plateada de Buscema son una lección magistral y un auténtico máster para dibujantes en formación sobre anatomía humana, y sobre cómo expresar narrativamente los sentimientos de un personaje a través de su lenguaje corporal. No por nada llamaban a Buscema el 'Miguel Ángel' de los cómics.

Kirby, sin duda uno de los dibujantes que más fuerza y sentido épico transmitía a través de sus dibujos, fue el gran demiurgo gráfico de Marvel. Pero el dibujante clave para asentar la imagen icónica y definitiva de los personajes de la editorial a finales de los años 60 y la década de los 70 fue para mi John Buscema.

Buscema fue el mejor heredero posible de la corona dejada por el rey Kirby. En todos los sentidos.

Hombre de Trapo dijo...

Saludos, Terraman.

Buscema es un dibujante tan grande, tan grande, tan grande, que merecería tener una estatua en su honor en todas las facultades de Bellas Artes del mundo, o que su obra se expusiese en los mejores museos.

Y no hay dada que me moleste más que aquellas personas que tildaban a Buscema de 'artesano' de manera peyorativa, cuando Buscema era un ARTISTA con letras mayúsculas.

Lamentablemente, ya sabemos que el mundo del cómic tiene muy poco reconocimiento social, y en según qué ámbitos, incluso artístico. Situación que esperemos varíe con el paso del tiempo.