martes, 14 de julio de 2015

LA IMAGEN MÁS ICÓNICA DE...
ODÍN, POR JACK 'KING' KIRBY


Thor # 143 (Agosto 1967) página 4 - Primera 'headshot splash page' de Odín. Entintado de Bill Everett.

La serie de Thor fue, sin lugar a dudas, la otra gran serie de Jack Kirby para Marvel Comics, sólo por detrás de "Los 4 Fantásticos". El dios nórdico siempre estuvo en el puesto más alto entre las preferencias personales del dibujante, siendo una de sus creaciones favoritas de siempre. Si Kirby llegó a dibujar la cifra récord de 102 números ininterrumpidos del cuarteto fantástico, con Thor no le anduvo a la zaga, alcanzando los 90 ejemplares (primeramente entre los números 83 a 125 de la cabecera 'Journey into Mystery', que a partir del número 126 pasaría a titularse 'The Mighty Thor', albergando en adelante las aventuras en solitario del hijo de Odín). Kirby permaneció como dibujante titular de la serie hasta el número 179 (Agosto 1970), momento en el cual abandonó la editorial en la que había labrado su leyenda para emprender la aventura de crear el Cuarto Mundo para DC Comics. Durante todo este tiempo, Kirby sólo se perdió 8 números de Thor, en los que fue sustituido de manera puntual ('JiM' # 90-92, 94-96 y 'TMT' # 126 & 178) y siempre por imperativos laborales o exceso de trabajo (en aquella época eran multitud las portadas a realizar y las series que Kirby ayudaba a despegar en sus primeros números). El Dios del Trueno fue el personaje individual del que más páginas realizó y, aún a día de hoy, Kirby sigue siendo el dibujante más longevo en la historia del personaje.

Entre los 4F y Thor el Rey veía cubiertos sus dos principales intereses argumentales y creativos: si las aventuras de la familia de Reed Richards representaban la ciencia-ficción en su vertiente más pura y dura, con Thor Kirby disfrutaba de su otra gran pasión vital, la mitología. Ambas series resultaban ser las dos caras complementarias de la misma moneda, una moneda llamada Kirby. En una entrevista radiofónica concedida junto a Stan Lee en la emisora WBAI en 1967, el dibujante hacía las siguientes declaraciones: "Efectivamente, a través de todos estos años he desarrollado un cierto grado de afecto hacia cualquier tipo de personaje mitológico y mi idea sobre el aspecto que deberían tener. Y aquí Stan me dio la oportunidad de dibujar uno [Thor], y no tuve que esforzarme en dibujarlo, sino dejarme llevar, que fue lo que hice, y su mundo se convirtió en el escenario ideal para mí, y desarrollé un apartado visual que realmente llegó a funcionar. Les dí a los Dioses Nórdicos ciertos giros que jamás habían tenido anteriormente en la imaginación de nadie. Y de alguna manera, todo aquello resultó ser terriblemente divertido, y realmente disfruté mucho haciéndolo".

Quizás el principal escollo a salvar para que la etapa de Kirby en Thor alcanzase a ojos del gran público la misma consideración de obra maestra que su etapa en "Los 4 Fantásticos" radicaba en que, mientras que en una sus dibujos disfrutaban del entintado de Joe Sinnott, en la otra sus planchas se veían mayormente perjudicadas por las tintas del inefable Vince Colletta. Pero no divaguemos y vayamos al grano. Una vez expuesta la importancia de Thor dentro de la carrera de Kirby, queda argumentar por qué, en opinión de quien esto escribe, la imagen de Odín que tienen ustedes ubicada más arriba es la imagen más icónica del personaje. ¿Qué tiene de particular?

Kirby ya había dibujado anteriormente algunas splash pages (o ilustraciones a toda página) de cuerpo entero con Odín de protagonista. Lo que hace especial a ésta de la página 4 de 'The Mighty Thor' # 143 es que fue la PRIMERA 'headshot splash page' (o ilustración a toda página del rostro del padre de Thor) realizada por el dibujante en un primerísimo primer plano. Y la verdad es que la lámina no podría resultar más impresionante: Kirby consigue transmitir con éxito toda la majestuosidad hierática, el porte regio, la sabiduría y el poder encarnado que representaba la figura del Padre de Todos, sintetizado en una imagen antológica, mi favorita de entre las muchas que el Rey realizó sobre el personaje. El punto de vista del espectador se situaba en un plano ligeramente inferior con respecto al rostro del dios-guerrero, en un leve contrapicado (como desde los ojos de un niño, de abajo hacia arriba) lo que contribuía a aumentar su sensación de grandiosidad. Kirby se recreó en todos los detalles por minuciosos que fueran, desde la barba y cejas canas del anciano pasando por los diferentes grabados del cetro real que portaba en el puño o las diferentes falanges que conformaban el guantelete metálico de la mano de Odín. Por no hablar del barroco diseño del casco metálico, una suerte de enorme corona vikinga que es pura fantasía, y que de haber existido de verdad hubiese imposibilitado el movimiento de quien la portase debido a su enorme peso. Kirby parecía haberse inspirado en su concepción en los sombreros rococó de las damas de la corte de María Antonieta, quienes a finales del siglo XVIII pusieron de moda el uso de ciertos adornos capilares tan recargados que algunas pelucas incorporaban incluso enormes maquetas de barcos sujetas con estructuras de alambre (absolutamente verídico, como puede comprobarse en determinados grabados). Ríanse ustedes de los sombreros que visten las señoras actualmente en las famosas carreras de caballos de Ascot.

Posteriormente a ésta, Kirby realizó diferentes 'headshot splash pages' del personaje, de manera que este tipo de ilustraciones se convirtieron en una especie de marca de la casa o seña de identidad característica del dibujante de la serie. Por destacar algunas, podemos señalar estas de Thor # 153, # 162 y # 166, aunque ninguna tan impresionante como la que hoy nos ocupa. Los retratos a toda página del rostro de Odín llegaron a estar íntimamente relacionados con Kirby. Tras su marcha en el número 179, el primer dibujante que tuvo el valor de sustituirle al frente de las páginas de Thor fue Neal Adams (en una brevísima etapa de apenas dos ejemplares, números 180 y 181, a la que siguió otra más prolongada de John Buscema) y lo primero que hizo el genial Adams fue homenajear al Rey tras su reciente marcha, en la página 4 del número 180 (no por casualidad la misma página en la que Kirby realizó su primera headshot splah page de Odín). Resulta innecesario remarcar que ambas imágenes tienen más de un punto en común. Sin duda, hermoso tributo el que rindió Neal Adams al Rey sin corona de los comic-books.


Thor # 180 (Septiembre 1970) página 4 - Adams homenajea al maestro Kirby. Tinta de Joe Sinnott.

No hay comentarios: