domingo, 22 de febrero de 2015

"¡ARREPIÉNTETE, ARLEQUÍN!"
DIJO EL SEÑOR TICTAC - ALEX NIÑO (1975)



'Unknown Worlds of Science Fiction' # 3 (Mayo 1975).
Portada: Mike Whelan.
Título: "Repent, Harlequin!" said the Ticktockman (17 páginas).
Guión: Roy Thomas, basado en el relato corto de Harlan Ellison.
Lápiz y tinta: Alex Niño.


Tal vez Alex Niño fuese el autor más talentoso de la oleada de artistas filipinos que inundó la industria del cómic norteamericano a principio de los años 70 -siguiendo la estela del pionero Tony DeZuñiga- con nombres tan ilustres como los de Ernie Chan, Alfredo Alcalá, Gerry Talaoc, Néstor Redondo o Rudy Nebres. Pero lo que sí es seguro es que, de entre todos ellos, Niño poseía el estilo de dibujo más personal e inimitable.

La adaptación en viñetas del clásico relato "¡Arrepiéntete, Arlequín!" de Harlan Ellison supuso el primer encargo profesional de Niño para Marvel, después de cuatro años consecutivos -de 1971 a 1975- trabajando en exclusiva para la plétora de títulos de terror de DC (House of Mystery, House of Secrets, The Witching Hour, Ghosts, Forbidden Tales of Dark Mansion, Weird Mystery Tales...). Según opinión de muchos, aquella primera obra sería la mejor de entre las pocas que hiciera para la 'Casa de las Ideas'. El cómic, de 17 páginas de extensión, apareció en el número 3 de la mítica revista 'Unknown Worlds of Science Fiction', un magazine de autoría coral en blanco y negro (editado a través del sello Curtis) con el que Marvel, a imitación de los títulos de la editorial Warren, pretendía explorar nuevos mercados, más allá de los eternos superhéroes, en busca de lectores y temáticas más adultas. En esta cabecera (de tan sólo 6 números más un especial de duración, por la que pasarían los mejores artistas de la empresa -Colan, Adams, Kaluta, Williamson, Andru, Pérez o Robins entre ellos) abundaban las adaptaciones literarias de autores señeros de la ci-fi como Ray Bradbury, Alfred Bester, Frank Herbert o Michael Moorcock.

Lo cierto es que, en el momento de su publicación, la adaptación de 'Repent, Harlequin!' de Niño fue una obra incomprendida, puesto que no le gustó a casi nadie: ni al guionista/editor Roy Thomas, ni a los lectores de la época, ni por supuesto al propio Harlan Ellison (escritor exigente como ninguno con las adaptaciones de sus relatos). Era demasiado extraña, demasiado rara y extravagante. El dibujo y la planificación de las páginas eran el equivalente gráfico a un viaje de ácido, pura psicodelia. Ellison se quejó de que el estilo de dibujo recargado, humorístico y caricaturesco de Niño (prácticamente underground) diluía la atmósfera represiva y distópica de su escrito, así como de que la narración era demasiado caótica y desquiciada. Quizás Ellison no se percató de que el Arlequín de Niño era la personificación viviente de la anarquía, hasta el punto de que su rebeldía influía en su entorno, en lo que sucedía a su alrededor, viñetas incluidas. Las páginas de 'Repent, Harlequin!' son algunas de las que más capas de significado tienen de toda la carrera de Alex Niño. Una historieta fundamental que posiblemente se adelantara a su tiempo, pero que hoy en día es una de las más recordadas de su autor. Un autentico clásico moderno intemporal que, por problemas de derechos, resulta prácticamente imposible que vuelva a reeditarse alguna vez en el futuro. En España fue publicado en 1976 en el número 24 de la colección 'Relatos Salvajes' de Vértice.

















6 comentarios:

Stewart Cops dijo...

Es curioso que el estilo de Niño fuese incomprendido, y poco despues tuvieran mayor aceptación artistas como Walter Simonson o Howard Chaykin.
¡¡¡Buena entrada!!!

Mo Sweat dijo...

Gran apreciación la de Stewart Cops... Aunque supongo que en el caso de Niño llevaba ese estilo a límites donde no llegaban los otros mencionados...

Estoy de acuerdo en que Alex fue el más talentoso de entre todos aquellos artistas filipinos que irrumpieron en el cómic americano de los 70.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Hablando de "viaje ácido", este cómic bien podría leerse mientras uno escucha "En el lago" de Triana...

Hombre de Trapo dijo...

Muy buenas, Stewart.

Me alegro que te haya gustado esta entrada. Tienes mucha razón, desde luego. Tu comentario es muy certero. Es evidente que Walt Simonson -principalmente- recibió bastante influencia en su estilo de dibujo de Alex Niño... pero como dice Mo un poco más abajo, Simonson no se atrevió a llevar ese estilo a los extremos a los que Niño lo hizo. Digamos que Simonson ofrecía una versión más 'encauzada' y 'racionalizada' (comercial, dirían algunos) del estilo de Niño, desechando sus aspectos más abigarrados, más irracionales y psicodélicos.

Puede que lo que voy a decir sea una tontería, pero en estas páginas a mí Niño me recuerda bastante al dibujante francés Philippe Druillet, quien precisamente por esa época -en plenos años setenta- dejaba a todo el mundo con la boca abierta con sus lisérgicas historias de ciencia-ficción inspiradas en Lovecraft o Moorcock.

¡¡¡Saludos!!!

Hombre de Trapo dijo...

Muy buenas, Mo.

Sí, creo que Alex Niño fue probablemente el más talentoso de la invasión filipina de los 70. Un autor que ha sido muy poco publicado en España (algunas historias cortas en las revistas de Toutain y el número aquel de 'Relatos del Nuevo Mundo' es todo lo que puedo recordar ahora mismo).

Un título de Niño que me gustaría ver editado por aquí es 'Thriller', una serie de 12 números para DC en los años 80 de los que se encargó de dibujar los cuatro últimos, del 9 al 12 (los 8 primeros estuvieron realizados por un espectacular Trevor Von Eeden). Un tomito integral con los 12 números sería algo estupendo... pero estamos en lo de siempre, quien tiene los derechos de publicación no parece estar muy interesado en publicar este tipo de material.

Hombre de Trapo dijo...

Y oye, he hecho la prueba escuchando 'En el lago' mientras escribía estos comentarios y sí, queda genial con estas páginas de Alex Niño. No sabía que te gustara Triana, Mo, pero es el grupo fundamental del rock andaluz, y han influido en gente como Medina Azahara o incluso El Último de la Fila.

¡¡¡Saludos!!!