domingo, 21 de abril de 2013

EL ARTE DE JOSÉ LUIS GARCÍA-LÓPEZ (VIII):
THE ELONGATED MAN



DETECTIVE COMICS # 500 (Marzo de 1981).
Portada: Varios autores.
Título: 'The Final Mystery of Edgar Allan Poe!' (8 páginas).
Guión: Mike W. Barr.
Lápiz y tinta: José Luis García-López.
Color: Tatjana Wood.

El número 500 de 'Detective Comics' de Marzo de 1981 fue un número especial aniversario de 84 páginas de extensión, en el que se celebraban las 500 entregas del magazine con 7 historias protagonizadas por personajes que alguna vez tuvieron cabecera propia dentro de la colección. Para la realización de este número especial se contó con el talento de artistas como Dick Giordano, Jim Aparo, Walter Simonson, Joe Kubert y Carmine Infantino, y de escritores como Len Wein y Paul Levitz.

Así pues, de las 7 historias, 3 estuvieron protagonizadas inevitablemente por Batman (entre las cuales destaca un relato en prosa de 8 páginas escrito por Walter Gibson -creador de La Sombra- en la mejor tradición pulp), mientras que las 4 restantes estuvieron protagonizadas respectivamente por el detective Sam Bradley (creado por Siegel & Shuster), Hawkman, Deadman y Elongated Man. La historia protagonizada por el entrañable Ralph Dibny (titulada 'The Final Mystery of Edgar Allan Poe!') contó con guión de Mike W. Barr y dibujos de un extraordinario José Luis García-López, y ese es el motivo de que sea reseñada aquí.

Para la realización del guión Mike W. Barr se documentó en la biografía de Edgar Allan Poe titulada `The Tell-Tale Heart: The Life and Works of E.A.P.' publicada en 1978 por el escritor británico Julian Symons (así aparece acreditado en el cómic). En ella, Symons se hacía eco de los descubrimientos efectuados un par de años antes, en 1976, cuando en la editorial neoyorquina Caxton Publishing Inc. aparecieron por casualidad las placas de impresión de un folleto escrito por Poe en 1849 en el que se incluía un relato inédito y desconocido hasta entonces.



La ambición legítima de Poe siempre había sido la de ser dueño de su propio magazine, para así poder dejar de escribir a sueldo en diversos periódicos. De esta manera,  Poe anduvo en gestiones durante todo el año 49 con el impresor Joshua Reynolds, para que se hiciera cargo de la impresión de la revista. Sin embargo, la muerte sorprendió al escritor ese mismo año en la ciudad de Baltimore, cuando viajaba de Nueva York a Philadelphia, debido al avanzado estado de alcoholismo que padecía. Poe falleció antes de poder ver realizado su sueño. Por eso, en su lecho de muerte, las últimas palabras que pronunció fueron: 'Reynolds... Reynolds... señor, ayuda a mi pobre alma'. Esas crípticas palabras se convirtieron en un misterio irresoluble hasta 127 años más tarde, con la aparición fortuita de las placas. Al parecer, poco después de la muerte de Poe, el editor Joshua Reynolds entró en bancarrota y se vio obligado a vender su pequeña imprenta a la editorial Caxton, en donde las placas escritas por Poe permanecieron perdidas y olvidadas, embaladas en cualquier caja, acumulando polvo durante más de un siglo.

Basándose en estos hechos históricos, Barr escribió un guión en el que mezclaba ficción y realidad. En él, una pareja de estafadores descubrían las placas antes de que se supiese de su existencia, y por supuesto decidían sacar un rendimiento económico de ellas. Para eso, organizan una sofisticada estafa. Las placas nunca fueron utilizadas, es decir, nunca jamás llegaron a imprimir en formato físico el magazine de Poe. Sin embargo, después de un proceso de envejecimiento químico del papel (para que este aparentase una antigüedad mucho mayor de la que realmente tenía), los estafadores deciden imprimir el folleto y vendérselo por una cifra millonaria a un coleccionista privado, haciéndolo pasar por auténtico. Como vemos, la estafa sólo es un engaño a medias, puesto que el magazine sí fue escrito realmente por Poe, solo que nunca llegó a imprimirse. Pero el coleccionista, al sospechar de la autenticidad del incunable que le tratan de vender, es atacado por los estafadores, que le propinan un fuerte golpe en la cabeza, dándolo por muerto. Es en este momento cuando Ralph y Sue Dibny intervienen en la trama, descubriendo que el coleccionista sigue con vida y resolviendo finalmente todo el misterio gracias a su inigualable 'olfato' de detectives.

A los lápices de esta apasionante historia nos encontramos a un José Luis García-López sublime, en la cima de sus capacidades artísticas, entintándose a sí mismo y convirtiendo cada página en una pequeña delicia.











En estas páginas García-López se muestra más influido que nunca por Neal Adams. Al propio dibujante hispano-argentino nunca le ha importado reconocer la influencia de Adams en la mayor parte de su obra producida en Norteamérica. Nunca la ha escondido, ya que la huella es palpable. Para que podáis comparar, adjunto una historia corta de Elongated Man dibujada por el propio Neal Adams 14 años antes de esta de López & Barr, en el número 369 de Noviembre de 1967 de la misma Detective Comics, titulada 'Legend of the Lovers' Lantern!'. Y es que, a pesar de ser un personaje menor y secundario, Elongated Man ha tenido el honor de ser dibujado a lo largo de su historia por talentos de la talla de Carmine Infantino, Gil Kane, o los propios García-López y Adams.



DETECTIVE COMICS # 369 (Noviembre de 1967).
Portada: Gil Kane.
Título: 'Legend of the Lovers' Lantern!' (9 páginas).
Guión: Gardner Fox.
Lápiz y tinta: Neal Adams.












Ya sé que las comparaciones son odiosas, pero yo personalmente creo que en estas páginas, el alumno aventaja al maestro. ¿Vosotros qué opináis?

8 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Pues estoy totalmente de acuerdo, si me das a elegir también me quedo con las páginas de García-López.

Qué curioso que un personaje tan menor y secundario como es el Hombre Elástico cuente con una historia editorial repleta de tan grandes maestros dibujando sus páginas.

Saludos.

Hombre de Trapo dijo...

Saludos, Mo.

No es sólo que la historia editorial de Elongated Man cuente con grandes artistas, sino que, hasta donde yo sé, el propio Carmine Infantino (creador gráfico del personaje, junto al guionista John Broome) declaró en su visita a España en el 2001 durante las VI Jornadas de Cómic Villa de Avilés que era su personaje favorito. Infantino pensaba que las páginas que dibujó de Elongated Man (tanto aquellas de la serie de Flash, en las que Ralph Dibny hacía equipo con el velocista escarlata, como las posteriores de Detective Comics) eran las mejores de su carrera, y ojo, estamos hablando de los años 60, cuando Infantino se encontraba en pleno apogeo. El dibujante pensaba que este era el trabajo en el que más cómodo se había sentido de toda su carrera, tanto por la libertad que le daba el editor Julius Schwartz para desarrollar sus ideas como por el hecho de que en muchas de estas historias tuvo la posibilidad de entintarse a sí mismo.

En el año 2006, DC publicó un imprescindible Showcase recogiendo todas estas historias (un Showcase que por supuesto, y para variar, en España ni olimos).

http://www.dccomics.com/graphic-novels/showcase-presents-the-elongated-man-vol-1

A mí, personalmente, Elongated Man siempre me ha gustado mucho más como personaje que Plastic Man, por ejemplo. Siempre me ha parecido un personaje más tridimensional y complejo que la creación de Jack Cole, que apenas pasa de ser un recurso cómico en todas las páginas en las que aparece, sin un desarrollo real y verosímil de su personalidad y motivaciones.

Así que sí, ya quisieran otros personajes más famosos y principales que Ralph Dibny haber contado con alguno de los artistas con los que ha contado el Hombre Elástico. ;)

Mo Sweat dijo...

Y ya ni te digo la cantidad de emoción que desprenden las páginas de Identity Crisis, de Meltzer & Morales, donde Ralph es uno de los principales protagonistas y donde el bueno de Rags consigue imprimirle una gran dosis de emotividad y expresiones faciales al personaje... Una de mis obras favoritas de la DC de los últimos tiempos.

Saludos.

Hombre de Trapo dijo...

Sí, es verdad. El principal mérito de Brad Meltzer en 'Crisis de Identidad' es que te importe, que te duelan todas las cosas que le pasan a Ralph Dibny y su esposa. Meltzer consigue una gran complicidad e implicación sentimental por parte del lector. Me encanta este cómic, tanto por el dibujo de Rags Morales como por el conocimiento y el cariño con que el guionista trata a los personajes clásicos de la JLA.

Lo que sí que fue una faena es que se cargaran a Ralph Dibny durante la serie semanal '52'. El personaje se merecía algo mejor, en mi opinión. Al final de la saga de Brightest Day yo esperaba que Ralph estuviera entre los personajes resucitados, pero finalmente no fue así. Después llegaría el nefasto reboot, y del personaje sigue sin haber noticias... Desaparecido en combate.

Arion dijo...

Esas páginas de José Luis García López son una delicia. He leído muy poco de Elongated Man (por ahí una historia en Batman, también escrito por Mike W. Barr que salió en Zinco).

Muy bueno el blog, ya soy tu nuevo seguidor. Espero que sigamos en contacto.

Hombre de Trapo dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras, Arion, se agradecen. Me alegro de que te gusten estas páginas de García-López, porque como tú dices, son una auténtica delicia.

Para bueno tu blog, que además de interesante, presenta la particularidad de ser bilingüe, y de poder leerse las entradas tanto en inglés como en español.

Aquí tienes igualmente un seguidor. I hope we'll keep in touch!

Saludos.

terraman dijo...

desde chico, cuando leia al elastico en las revistas de Batman de Novaro, siempre me parecio un gran personaje, sobre todo porque estaba envuelto en situaciones detectivescas mas que superheroicas como si fuera una suerte de sherlock holmes chicloso. gracias por traerlo del olvido y gracias por mostrarnos el gran arte de Garcia Lopez

Hombre de Trapo dijo...

Efectivamente, Terraman. El enfoque general de las historias del Hombre Elástico era más detectivesco que superheróico, con amenazas mundanas y dirigido a solucionar un pequeño caso en cada entrega. Por algo la frase más famosa del personaje -que repetía continuamente- era 'huelo un misterio', mientras agitaba su nariz de goma.

Las gracias son del todo innecesarias, amigo. En todo caso, soy yo quien debe agradecer que te pases por aquí a comentar. A fin de cuentas, un blog como este se hace con la participación de todos. Sois vosotros quienes dáis valor y razón de ser a todo esto.

Saludos. :)